Somos una casa de niños municipal laica del primer ciclo de infantil.
Tenemos un aula que acoge a niños y niñas desde bebes a 3 años.
Nuestro trabajo se basa en una metodología activa donde el niño/a es el protagonista de su propio aprendizaje.
Partimos siempre de los intereses del niño/a respetando sus ritmos y necesidades, las educadoras acompañamos al niño en su desarrollo ofreciéndoles los recursos necesarios para que experimenten, investiguen, exploren,..
Nuestro objetivo fundamental es crear un ambiente cálido y de afecto donde los niños/as se sientan queridos y respetados, por esto vemos de suma importancia que las familias formen parte de este proyecto y sean parte activa de la educación de sus hijos.
Trabajamos a traves de talleres: psicomotricidad, plástica, música...priorizando el contacto con la naturaleza.
Contamos con huerto propio y al estar integrados en un pueblo contamos con numerosos recursos ambientales y personales

lunes, 3 de octubre de 2016

ADAPTÁNDONOS

 

 
 

 

 
 

LAS CARICIAS por Daniel Camels
Sabemos que las primeras caricias inauguran en la piel del niño un lugar para el otro, un espacio de recepción y recibimiento. Si una persona no es acariciada, si no hay contacto relacional con su cuerpo, es probable que no cuente con una piel habilitada para recepcionar y albergar al otro.
Ser acariciado quizás sea, junto con el sostén, una de las formas más primarias de la existencia inaugural del cuerpo. Allí donde la mano del otro se desliza con suavidad y ternura, allí donde el otro contacta sin la necesidad de un llamado de asistencia, sin un fin económico, sin una búsqueda cognitiva, allí donde la mano del otro se desplaza, se produce un salto cualitativo de la piel, pues recibe una visita desinteresada que la introduce, la prepara, la moldea como lugar receptivo del otro. Recepción que reconoce en su visitante a un semejante que en forma diferente entrecruza su porosidad.
Acariciar es fundar un orden, situar un ámbito, temporalizar un espacio.

No hay comentarios: